Testimonio: Arantza Z, Aitor P y Alex P. (Euskadi, España)

Estamos encantados con el trato tan fantástico que nos disteis. Tu sabes que para nosotros era un viaje muy especial (sabemos que para todo el mundo lo es, como no!!) pero sabes que nuestra historia contigo y con Esquí Whistler empezó hace mas de año y medio.

cuando conseguís que el cliente (aunque yo prefiero que nos consideréis amigos) supere las expectativas que se había creado, os sentís contentos por nosotros y felices por el trabajo realizado. Pues bien, en lo que a nosotros respecta, lo habéis conseguido con matricula de honor.

No podemos poner ninguna pega (solo que el tiempo se paso demasiado rápido y que queda mucho terreno por rallar, con lo que nuestra vuelta esta asegurada, para ver como se ven los glaciares con sol desde el helicóptero y recorrer esa pedazo estación).

Casi 2 metros de nieve en una semana, a alguien que no le guste esto le puede parecer que es mala suerte y yo (que he flipado en colores, pues soy un cabra y me va la marcha).

Queremos que hagas extensiva esta felicitación-saludo a todo el equipo de Esquí Whistler. A ti Cesar, por tu simpatía y todo el trabajo (sin ti no lo hubiéramos conseguido), gracias por hacer de mi 45 cumpleaños un día especial y gracias por el detalle del gorro que siempre me recordará ese día en Whistler, ha sido un placer conocerte, a Thomas, por su amabilidad, disposición y ayuda con el heli y la cena en el Kypriaki, a Luismi, por su dedicación en una jornada de “freeride familiar” atípica para el (gracias Cesar por enredarlo en su día libre – ya me contó lo que le dijiste – Aitor nunca lo olvidará, dale un especial abrazo de parte de los tres), a Pablo por su tenacidad en conseguirnos actividades y por su alegría al hablar de la montaña, a Kaya por su simpatía, “solo” hemos recibido de vosotros ayuda y buen rollo. Te mandamos también un beso para Rebeca (maja chavala) … Dales también recuerdos a Kike y al equipo del Kypriaki (especialmente a Cristina) que con todo el lío no tuvimos tiempo de pasar a despedirnos. Como ves, entre todos habéis conseguido que tengamos un montón de razones para volver, osea que.

Gracias por todo de todo corazón y si algún día venís por Euskadi y os apetece, no dudéis en llamar. Ha sido un verdadero placer esquiar y compartir nuestro sueño con todos vosotros.

Un fuerte abrazo para todos vosotros desde esta parte del mundo y nos vemos en Whistler o en Donostia.